La Declaración de Cambio Climático islámica muestra el verdadero rostro del Islam

Las metas y los objetivos establecidos en la Declaración de Cambio Climático por los líderes islámicos establecieron un nuevo punto de referencia para la acción por el clima, por lo que es la declaración climático más ambicioso hasta la fecha.

Hoy 18 de agosto en Estambul los líderes islámicos de 20 países lanzaron una Declaración sobre el Cambio Climático con el fin de hacer involucrar a los 1.600 milones de musulmanes del mundo en uno de los grandes s nuestro tiempo.

La sociedad civil está encantada con lo que podemos llamar una poderosa Declaración climática proveniente de la comunidad islámica, una Declaración que podría provocar un giro, puesto que desafía a todos los líderes del mundo, y las naciones productoras de petróleo, especialmente, a eliminar sus emisiones de carbono, mantener 2/3 de las reservas de combustibles fósiles en el suelo (sin explotar), y apoyar una justa transición para que el 100% de la energía sea renovable. Todo esto se presenta como una necesidad para enfrentar el cambio climático, reducir la pobreza y lograr un desarrollo sostenible en todo el mundo.

Los objetivos directos y las metas cuantitativas que quedan plasmados en la presente Declaración crean un nuevo punto de referencia para la acción climática, de hecho se trata de la declaración climática internacional más ambiciosa hasta la fecha. Luego del llamado del Papa a la eliminación gradual de los combustibles fósiles y las acciones de numerosos grupos cristianos para descontinuar las inversiones en dichos combustibles ( divestment), ahora son las comunidades islámicas las que buscan igualar o incluso ir más allá de dichos esfuerzos. Tener tanto a las autoridades morales cristianas e islámicas con un mismo mensaje que pide actuar en materia climática es necesario para reducir la pobreza y el desarrollo sostenible y envía un mensaje claro a todos los gobiernos de que no hay excusa para no dar prioridad a las acciones para combatir el cambio climático.

La Declaración ofrece un argumento moral para los musulmanes, y para personas de todas las religiones del mundo, a favor de la adopción urgente de medidas climáticas. De hecho, lo que muestra es que, según la doctrina islámica, no actuar contra el cambio climático es un pecado, y es la responsabilidad primaria de todos los musulmanes el proteger los procesos de la naturaleza. Dice también que Dios ha dado a los seres humanos la responsabilidad de actuar como guardianes del equilibrio en esta Tierra, y sobre esta base serán juzgados. Básicamente, esto significa que si no se actúa contra el cambio climático, entonces no es uno un musulmán.

Lo que también llama la atención es que todos los participaron en la redacción de la declaración entendían plenamente lo que está en juego a nivel político en el ámbito climático, en especial los desafíos que enfrentan los países árabes que son ricos en petróleo a presentar su posición en las negociaciones climáticas internacionales. Algunos de los participantes venían justamente de estos países. Sin embargo, nada de esto hizo que los aspectos políticos fueran política fueran el hilo conductor de la Declaración, sino que prevaleciera la responsabilidad moral islámica de cada individuo.

Hoy en día, no es fácil inspirar a las personas, sobre todo la comunidad islámica. Esta declaración ha mostrado el verdadero rostro del Islam, y lo encuentro muy inspirador.

Wael Hmaidan es el Director de la Red de Acción Climática (CAN) Internacional. Él es libanés y un asociado Nivela. Sigalo en Twitter @WaelWhmaidan

Únete a la conversación a través de #Muslims4Climate

Lea aquí el Comunicado de Prensa de CAN Internacional sobre la Declaración Islámica de Cambio Climático

This article is available in English and Portuguese, find the Language menu at the top left corner.

Upcoming article sneak peek

What to Expect on Climate from Latin America's New Presidents?

Newsletter